EROTIC-LIGHT. DOS

EROTIC-LIGHT. DOS

Las seis de la tarde, tengo unas ganas locas de  desentumecer los músculos, salir a la calle y sentir  la fina lluvia de otoño que por fin había decidido aparecer.

Llevaba todo el día soñando con un baño caliente que limpiase el lodo que  parecía empeñado en enturbiar mi mente y que pesaba como una losa de hormigón.

Abrí  la puerta de casa con los tacones en la mano. Los solté junto a la puerta y me fui despojando de todas las prendas que me acompañaban desde primera hora: los pendientes, la chaqueta, la blusa…cada cosa caía apropiándose de diferentes puntos de la casa. Me daba igual.

De fondo oía la ducha, había llegado antes que yo.  A diferencia mía, su ropa colgaba perfecta en el galán del dormitorio.

Noté un ligero hormigueo que subía por mi columna y un calor intenso comenzó a abrazarme como llamas  de una hoguera.

Cesó el repiqueteo de la ducha y entré  desnuda, sigilosa y con decisión en la nube de vapor. Frotaba su cabeza con ímpetu,  lo que impidió descubrir mi presencia hasta que mi lengua rozó su ombligo, bebí las  gotas juguetonas que aún mojaban su torso provocándole un leve estremecimiento.  Solté la toalla de suave algodón azul de su cintura y con un leve roce de mis labios su cuerpo reaccionó como si una descarga eléctrica le hubiera alcanzado.

Cogió mi cara entre sus manos un instante para mirarme con deseo, dejándose devorar por mi  fuego, mientras hundía sus manos en mi pelo…

fire-and-ice-fantasy-love

Anuncios

CINCO

Si tuviera la oportunidad de volver a estar entre tus brazos, aunque sólo fueran unos minutos…

Si tuviera la oportunidad de volver a hablar contigo, contarte todo aquello que me preocupa o me alegra..

Si tuviera la oportunidad de volver a escuchar tu voz…

Si tuviera la oportunidad de sentirme a salvo junto a ti…

Si tuviera la oportunidad, si la tuviera…

5 años son muchos y son pocos:

 Muchos por tu ausencia

Pocos porque la vida sigue… hasta que  volvamos a encontrarnos.

Te seguiré echando de menos, seguiré conformándome con verte y abrazarte en mis sueños. Lanzando al aire mis preguntas, mis sentimientos para que lleguen allá donde estés.

Seguiré escribiéndote.

Y vosotros lectores, conocidos y extraños ¿me ayudáis a que llegue mi mensaje?

TE QUIERO MAMI

manos-cielo

CUMPLEAÑOS

cropped-besos.jpg

Hoy me recuerda WordPress que LA CAJA DE IDUN cumple TRES AÑOS!! Quién me lo iba a decir y las muchas vueltas que ha dado esta cajita. Empezó siendo un guiño al mundo de la belleza con MARY KAY y ha terminado siendo realmente una caja en la que cabe de todo: Escritos con mucho sentimiento, Experiencias y aventuras, un poquito de Belleza, Relatos (la primera vez en mi vida que he escrito un relato), incluso me he atrevido a tirar por el lado erótico light…

Gracias a todos los que en algún momento habéis pasado por aquí y  por supuesto a todos los que os habéis quedado…tened por seguro que en cada escrito va una parte de mi corazoncito.

Seguiré escribiendo con más o menos frecuencia y espero que sigáis acompañándome.

FELIZ CUMPLEAÑOS CAJA DE IDUN

LA MUJER DE LOS OCHO SEGUNDOS

¿Sabíais que, para que un abrazo realmente transmita su mensajecisnes-abrazados-del-cuello su duración debe ser superior a 8 segundos?

Así llegué a mi cita semanal de los miércoles y encontré a mis más recientes amigos totalmente dispuestos a comprobar si la teoría era cierta. Cada miércoles al traspasar la puerta del garito me esperaban con los brazos abiertos, reclamando su abrazo de más de ocho segundos. Lo que empezó como un mero comentario, se convirtió en mi emblema.

Descubrimos que efectivamente un abrazo puede transmitir (sin palabras) nuestros sentimientos, dar y recibir energía, apoyo y calor. Ya sé que no estoy descubriendo nada nuevo, ni mis palabras harán cambiar ningún pensamiento y aunque los miércoles dejaron ser momento de encuentro, aún quedan los verdaderos amigos que siguen pidiendo un abrazo de más de 8 segundos, es nuestra forma de mantener el vínculo que en su día nos unió y que espero seguir conservando. Estoy segura de que si alguno de ellos lee estás palabras,  una sonrisa se dibujará en su cara. Para eso también sirven los abrazos, para traer a la memoria buenos momentos vividos.

A día de hoy… a veces me los piden, a veces me los dan, a veces me dicen que los echan de menos y yo… SIEMPRE los echo de menos.

Para los de siempre,

Para los nuevos y

Para los que estén por llegar…

AYER

HOY

SIEMPRE

LA MUJER DE LOS OCHO SEGUNDOS

EroticLight. UNO

Siento un nudo en el estómago,  una sensación de ansiedad que me hace entornar mis ojos e inclinar la cabeza buscando que el aire que me falta entre por mis labios entreabiertos.

Siento como mis ojos se rasgan, convirtiéndome en una fiera enjaulada, esa leona que dormita en mi interior y que intenta desesperadamente despertar de ese letargo.

Siento que, si mis ojos se clavasen en los suyos, sería capaz de leerle el alma de principio a fin.

Hambre y sed de sexo salvaje se abrazan entre mis piernas, haciendo que mi cadera comience a contonearse en la silla del despacho, buscando ese roce que me haga sentir, mi espalda se curva y mi mano me acaricia desde la nuca, baja por mi pecho que aprieta desesperada antes de seguir su camino hasta encontrarse con mi yo más caliente y húmedo.

El calor me maquilla las mejillas y un leve gemido escapa entre mis labios.

No puedo esperar, mis dedos no me satisfacen como sus labios, su lengua y su inhiesto pene. Apenas nos separan unos kilómetros y el intenso tráfico no apagará mi fuego, lo hará mucho más intenso porque ya no soy una mujer, soy un depredador acechando a su presa.

Dejé el coche en la puerta de su oficina y me dirigí a su despacho, nadie se interpondrá en mi camino, simplemente un gesto interrogante de mi mano señalando su despacho y una señal afirmativa me dejó vía libre a la locura.

Traspasé el umbral de la puerta y la cerré girando el pestillo, me fui hacia él que con cara de sorpresa seguía mis pasos sin saber qué demonios ocurría. Me incliné sobre su mesa, tiré de su corbata y antes de besarle, susurré: “prepárate mi amor, voy a follarte hasta que sacie este voraz apetito que me devora”

image

FLORA

Si de algo estoy segura es de estar orgullosa de ser tu hija.

Que por muchos años que pasen, seguirás siendo siempre mi referente.

Que aunque muchas veces te dije TE QUIERO, ahora no me parecen suficientes.

Que pesan mucho más en mi conciencia las veces que te fallé.

Que ahora entiendo tu pesar, tu preocupación y tus desvelos. Ser madre es tarea difícil, es la lucha constante entre el corazón y la razón. En nuestro vientre no sólo se gesta una vida, también un vículo emocional fuerte, duradero e inquebrantable. Se es MADRE para toda la vida.

Si volviera a tenerte frente a mí, te pediría perdón por haberte hecho sufrir. Te daría mil besos para mantenerlos en mi recuerdo, mil abrazos para mantenerme en pie cuando las fuerzas no me llegan, te diría cuanto te quiero para mantenerte a mi lado el resto de mi camino.

Lo intentaré esta noche, cuando esté sola en mi cama, cerraré los ojos y te llamaré…

Mamá: Te necesito, necesito acurrucarme en tus brazos como he hecho tantas veces.

TE ESPERO EN MIS SUEÑOS, MAMI.IMG_5522

NO LLUEVE ETERNAMENTE. ULTIMO CAPITULO: SAYONARA BABY

 

NO LLUEVE ETERNAMENTE. ULTIMO CAPITULO

CAPITULO XI: SAYONARA BABY

¿Será posible que todo pueda salir tan perfecto?

Desde el primer momento en que crucé la mirada con Marcos en la cafetería sabía que iba a marcar mi vida de manera diferente al resto.

Luchaba por meterse dentro de mí y hacerme cambiar de actitud, debía ser fuerte. En el fondo todos tienen el mismo instinto animal que les guía.

Le miré con sonrisa picarona y acepté la copa de vino, me lo estaba poniendo muy fácil, demasiado fácil.

  • Está bien. Vamos a probar ese vino tan especial – instintivamente, toqué el colgante que siempre llevo al cuello.

En su momento fue un “Llamador de Ángeles”, ahora era una pequeña bola de plata envejecida con cierre que custodiaba algo mucho más efectivo y letal que un cascabel, era la invocación directa a ese demonio que llevo dentro y que cada vez se apodera más de mí, devorándome sin prisa pero sin pausa. No  sé cuánto tiempo más podré soportarlo ni cuál de los dos ganará la batalla.

El apartamento de Marcos era amplio,  decoración  sencilla pero elegante.

Me ofreció asiento en un sofá de piel, blanco. Frente a él, unas estanterías llenas de libros y CD’s, no tenía TV, sólo un equipo de música en el que hizo sonar una  suave melodía que reconocí inmediatamente, Nuvole Bianche. Nada de fotos familiares, sólo láminas enmarcadas.

Sentía el calor en el pecho, mi demonio luchaba por salir y mi corazón intentaba retenerlo. No por favor, a él no.IMG_4966

Marcos apareció con las copas de vino y se sentó a mi lado ofreciéndome una con la que hicimos un pequeño brindis.  Comenzó a tocar mi pelo, a colocar los mechones que tapaban un lado de mi cara, si supiera la lucha que mantenía en mi interior. ¿Cómo podía pedirle ayuda? Cómo gritar auxilio, si se quedaba paralizado en mi garganta.

Debía continuar, seguir con mi plan, como otras veces, cada vez era más eficaz, no dejaba rastro, sin embargo esta vez…. algo me retenía….

Me besó. Apretó sus labios con fuerza a los míos. Cogió las copas y las dejó sobre la mesa.

Tomó mi rostro entre sus manos y se asomó a mis ojos.

Tuve miedo.

Miedo de que descubriera lo que en ellos se escondía.

Miedo de encontrar en su rostro la imagen del horror. Pero no, pobre inocente. No vio nada, su deseo era mayor, había bajado la guardia hasta hacerla desaparecer.

Me sentí triunfadora y derrotada en la misma medida.

Una tormenta de verano se acercaba, unos truenos, aún lejanos, retumbaban en la sala queriendo silenciar el piano que seguía sonando o ¿tal vez era un aviso para Marcos?

Tenía que tomar una determinación, seguir el impulso de continuar adelante como las veces anteriores o salir corriendo.

Dos lágrimas rodaron por mis mejillas dejando atónito a Marcos.

  • ¿Qué te pasa? ¿Qué ha ocurrido?

De fondo empezaron a tamborilear las gotas de lluvia, sólo pude decir:

  • Tengo que marcharme, llueve.
  • Pero, ¿por qué? No te vayas.
  • Es lo mejor. No me sigas.

Me solté de sus brazos, cogí mis cosas y salí a la calle.

Un último vistazo me trajo su silueta en la ventana.

Contra todo pronóstico me había enamorado, no podía hacerlo. Arranqué el colgante y le grité en silencio.

     -¿Por qué yo? ¿Por qué me devoras a mí?

 Lo tiré contra el suelo y de un fuerte pisotón rompí no sólo la armadura de plata, si no también a ese demonio que me perseguía. Cuando levanté el pie vi como el líquido de la cápsula letal que mi “Llamador de Ángeles” protegía se mezclaba con la lluvia.

Ya no habrá más “santos inocentes”, ya no seré más una mano ejecutora.

Arranqué la moto, debía huir.

Mis lágrimas caían y calaban mi alma putrefacta como la lluvia lo hacía con mi cuerpo.

¿En qué momento? ¿Cuándo caí en esta desesperación? Ver morir a mis víctimas provocaba un placer en mí superior al orgasmo sexual, el poder que me otorgaba manejar la vida de otros a mi antojo fue alimento para mi demonio que reclamaba cada vez más y más.

Cuando Set apareció en mi vida no imaginó que todo aquello que me enseñó sobre las composiciones químicas traería estas consecuencias, ni tampoco que él fuera el primero de una larga lista en probar su propio veneno. Su deseo le hizo al igual que a sus sucesores, confiar en su verdugo.

Pero esta vez, algo había cambiado. Y Marcos fue quien lo consiguió, no podía permitir que volviera  a ocurrir.

Aceleré sobre el asfalto mojado y cogí la autovía en dirección contraria, de frente las luces de un camión me avisaron que el fin de esta agonía por fin llegaba, giré el manillar justo a tiempo para esquivar el camión y saltar por la cuneta, la velocidad y las vueltas de campana harían que el final fuera rápido. Un golpe seco sobre el suelo, el calor de la sangre, por fin había dejado de llover… NO LLUEVE ETERNAMENTE.IMG_4965