EL DEPORTE ES SALUD

spinning

EL DEPORTE ES SALUD

No he hecho un estudio concienzudo al respecto, pero puedo asegurar que aproximadamente el 90% de las féminas pasamos buena parte de nuestra vida analizando, con ojo crítico, nuestro aspecto físico. Apegadas de por vida a una dieta o varias o a todas porque, seamos sinceras, las hemos probado todas: la de la alcachofa, la Dukan, la WW, los batidos de proteínas, el caldo diurético, la del cucurucho, etc. y  acompañadas, por supuesto, de las cápsulas de colores que ingerimos sin rechistar: cola de caballo, quema-grasas o las dichosas “revienta-tripas”, así las he bautizado yo, deja todo lo que tienes entre manos “ipso facto” porque de un solo retortijón dejan tu interior más limpio que la patena.

Aun así nuestro calvario no es completo si no lo acompañas, a poder ser, de ejercicio diario.

Yo he optado por el spinning. Si ya de por sí levantarme a las 5:45 me parece un esfuerzo sobre humano, si además lo haces para ir al gimnasio es demoledor.

Sales de tu casa que parece que te vas de vacaciones. El bolso, la tarterita con la comida y la bolsa, más bien el bolsón, de deporte. No olvidemos que del gimnasio tienes que salir impecable para ir a la oficina.

Siguiendo los consejos de mi dietista, debo hacer ejercicio físico con un triste café solo, preferiblemente con hielo (el frío te cierra el estómago y quita la sensación de hambre), acompañado de dos capsulas “quema-grasas”, un desayuno perfecto.

Sentadita en mi bici,  cual damisela paseando por la Casa de Campo, comienza la clase: “buenos días, chicos! Hoy tenemos un maravilloso puerto de montaña, espero que hayáis desayunado bien!…muda me he quedado.

Después de 45 interminables minutos, sudada, coloradita y con las piernas temblonas pero habiendo superado, con un par, el dichoso puerto, pasas al vestuario. Comienza una carrera de obstáculos para llegar la primera a la ducha, al secador de pelo…no sé por qué extraña razón las mujeres siempre estamos haciendo cola. Con un poco de suerte, media horita después estás  duchada, arregladita y maquillada, en mi caso con mis “imprescindibles” Mary Kay y subida a unos tacones que te acompañarán las próximas diez horas, como poco.

Suponiendo que no te hayas producido alguna lesión, contractura, dolor de culete o incluso torcedura de tobillo, por aquello de calzarte unos buenos tacones con piernas aún temblorosas, puedo decir que SI que  el DEPORTE ES SALUD. Comienzas la jornada laboral con energía, te constipas mucho menos (increíble pero cierto) y duermes muchísimo mejor. Así que dejémonos de escusas y vamos a mover este cuerpazo, seguro que en un futuro nos lo agradecerá…o, NO?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s