NO LLUEVE ETERNAMENTE.

INTRODUCCION.

Por fin el reloj marcaba las seis de la tarde, estaba harta de estar metida en un despacho, el día se estaba haciendo interminable. Cerré mi odiado programa de contabilidad y cogí la chaqueta para marcharme a casa. Hoy tampoco voy al gimnasio, no consigo quitarme de encima esta sensación de dejadez que últimamente se me pega al cuerpo.

Cerré la puerta del despacho y busqué las llaves del coche en el bolso, ni rastro. Instintivamente toqué el bolsillo de la chaqueta y ahí estaban, al  tirar de ellas cayó al suelo un papel, me agaché a recogerlo, pensé que sería un comprobante de visa. Sin embargo era un papel blanco muy bien dobladito. Lo desplegué y leí:

 

Llámame

Llámame 726.061.968

 

¿Cuándo, dónde y cómo había llegado este papel a mi bolsillo? Estaba segura que no me había sido entregado en mano.

Fui hacia el coche y me quedé sentada al volante un rato más. No negaré que estaba intrigada a la vez que divertida. ¿Huele a aventura? O tal vez sean las ganas que tengo de tener una ilusión o un motivo para levantarme con una sonrisa en la boca.

Para, para, paraaaa – Me dije en voz alta- ¡¡Ya te estás lanzando!! Ya estás dejando libre tu imaginación. Recuerda: los Príncipes Azules no existen, ni azules, ni rojos, ni amarillos, ni, ni…¡NI siquiera sabes si se trata de un hombre!

Comprobé mi lista de contactos, por supuesto ese número no aparecía. interrogante¿Tendrá  Whatsapp? Grabé el número. ¿Nombre? Coloqué tres signos de interrogación. Inmediatamente consulté la lista de contactos…ahí estaba. Su foto de perfil: un interrogante de color rojo y sonriente (¿casualidad?) su Estado: NO LLUEVE ETERNAMENTE.

Volví a mirar el papel, era una caligrafía limpia, grande y de trazos firmes. Le doblé y le metí en el fondo del bolso, arranqué el coche y subí el volumen de la música, sonaban LOS SECRETOS “Gracias por elegirme”, canté con ellos como si la vida me fuera en ello. Debía desconectar como fuera.

¡Dios! Que mala es la curiosidad. He entrado al baño más de diez veces con  el móvil en la mano, creo que mi hija sospecha que empiezo a tener problemas de incontinencia. Qué triste.

No puedo más, marco y LLAMANDO…

-¡Hola!- una voz masculina y agradable respondió.

-Hola – antes de poder decir algo más, continuó

-¿Te ha costado mucho decidirte? O ¿la curiosidad ha sido más fuerte que tú? – preguntó divertido.

Lo más seria que pude, respondí – ¿Nos conocemos?

-Digamos que nos hemos cruzado varias veces- y con voz sugerente continuó – alguna de ellas lo suficientemente cerca como para meter mi numero en tu chaqueta.

-Vaya, te has ocupado personalmente.

-Sí. Ya que vi que la telepatía no funciona contigo opté por un medio algo más tradicional.- Ahora sí, rió abiertamente y no pude evitar reír con él.

Que fatalidad, me estaba cayendo bien y para colmo me encantaba su voz, era dulce y un ligero acento ¿gallego?

-Vale. Ya nos hemos reído un poquito los dos, puedes decirme ¿quién eres?

-No

-¿No?

-No, es más divertido así. Ahora mirarás a todos los hombres con los que te cruces con otros ojos. Y sí, soy gallego pero disimulo muy bien el acento. No te ayudará.

-¿Has decidido jugar conmigo?

-He decidido que juguemos los dos. ¿Comenzamos la partida?

Anuncios

2 pensamientos en “NO LLUEVE ETERNAMENTE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s