NO LLUEVE ETERNAMENTE. CAPITULO V.- POKER

CAPITULO V. POKER

poker

La mañanita estaba siendo la mar de entretenida. Parece que uno de los misterios había sido desvelado. Creo que, casi con total seguridad, Marcos es el Sr. Gallego y Grey. No ha sido tan difícil como parecía.

Aunque no es un hombre físicamente espectacular, si tiene un atractivo que le hace parecer interesante. El encuentro ha sido breve pero  suficiente para realizar una radiografía exhaustiva al gallego confeso.

Alto, ojos oscuros, piel bronceada. Barba de un par de días y pelo rapado al 1, creo que por estética, no aprecié indicios de alopecia. Este tipo es presumido, se cuida. Una camisa de manga larga azul celeste con un par de botones desabrochados en el cuello, las mangas hasta la muñeca, sin corbata pero con zapato de vestir y vaqueros. Lo primero que miro en un hombre no es el culo (que también) es su boca, sus brazos y sus manos. Marcos tenía brazos fuertes, su camisa se ajustaba en los hombros, no pintaba nada mal ni por delante ni por detrás que también me fijé cuando se marchaba.

Subí las escaleras mordisqueando la chocolatina, pensativa. Por un lado el juego se había terminado, que penita. Pero por otro, tenía la duda de qué ocurriría a partir de ahora. Una cosa si estaba clara, tendría que levantarme 1 hora antes todos los días para venir impecable a la oficina, está claro que somos observados sin que nos demos cuenta, no recuerdo haber visto antes a este hombre ni sé en qué momento pudo meter su número de teléfono en mi bolsillo, a no ser…que tenga un cómplice.  ¿Manuel, el conserje? No creo, le pueden las ganas, se le habría escapado algo. Vaya,  sin querer me había topado con otra labor de investigación.

Estaba absorta en mis pensamientos cuando el móvil vibró, miré distraída y ahí estaba ¿Marcos?

“Las cartas están sobre la mesa. Tú decides si levantas y juegas una partida breve e intensa o por el contrario dejas al croupier que siga repartiendo, sin ases bajo la manga ni cronómetro que controle el juego”

¡Dios! Qué bien habla este hombre, como mínimo es abogado ¡la leche!

Está claro que no piensa dejarme mucho tiempo para meditar, ya estaba dando el siguiente paso…dejar la pelota sobre mi tejado. Que poco me gusta tener que decidir. Y más con todo aquello que tenga que ver con el sexo masculino, siempre termino dentro del charco más profundo y embarrada hasta las orejas. Necesitaba meterme de lleno en el trabajo. Después decidiría que hacer.

Dicho y hecho, comenzaron las llamadas y el ajetreo normal de la oficina. Guardé el móvil en el bolso, así evitaba la tentación de leer y releer el mensaje.

Estaba cogiendo el coche para volver a casa cuando decidí volver a echar un vistazo, tenía unos cuantos sin leer, pero también tenía otro de mi gallego confeso, esta vez una imagen, era un reloj de arena con el tiempo ya vencido…¡qué impaciente! Ya me ha puesto de los nervios. Sin pensarlo dos veces llamé. Ni idea de que iba a decir cuando descolgase, pero…¡no contestó! Increíble…será petardo, me mete prisa y ahora no contesta.reloj de arena

Arranqué el coche y me fui directa al gimnasio,  una sesión de ciclo además de hacerme sudar me despejaría la mente. No obstante, en cada semáforo miraba el puñetero móvil. ¿Llamadas?¿Nuevo mensaje? ¿Está en silencio? No, no y no.

Llegar a casa y relajarme fue todo uno. Abrir la puerta y que Baddy salga a recibirme como si llevara años sin verme, es de agradecer. Las rutinas de la noche y la conversación con mi hija me dejaron liberarme de ese agobio que sentía en el pecho. Me fui a la cama con el portátil, no tenía sueño. Fue entonces cuando me devolvió la llamada. ¿Ahora?

  • ¿Si? – contesté con el corazón golpeando con fuerza.
  • Buenas noches ¿Es mal momento?
  • Depende para qué – contesté cortante
  • Para que me des tu respuesta. – soltó “el señorito”
  • Entonces, sí lo es. Buenas noches – Y ¡¡¡colguééééééé!!!

Pero ¿qué haces? ¡so pánfila! ¡qué borde, por dios! ¡Si nunca lo soy! Habrá pensado que soy una rancia, una estreñida o peor aún que soy una amargada que necesita un polvazo (muy descaminado no va). Marqué de nuevo, ring… no me lo va a coger, ring… no me lo va a coger, ring, ring…al próximo timbrazo cuelgo…ring

  • ¿Cambiaste de opinión? – respondió
  • Perdóname, he sido un poco…
  • Borde, diría yo
  • Tienes razón. ¿Empezamos de nuevo?

Toma ¡me colgó! Flipada estoy. Me quedé como una tonta mirando la pantalla observando la foto de mi hija y mi perro disfrazados  de Gangsters sin saber qué hacer. En ese momento volvió a sonar, pegué un bote en la cama, me pilló en fase de shock.

  • Hola
  • Buenas noches ¿Es mal momento?
  • Depende para qué – esta vez respondí divertida, estaba comenzando de nuevo la misma conversación (qué rico)
  • Para que me des tu respuesta – contestó por segunda vez.

No pude evitar soltar unas risitas nerviosas

  • Pues la verdad no he tenido mucho tiempo para sopesar que puede ser más ventajoso para mí.
  • Créeme, no lo pienses demasiado. Casi siempre la primera idea es la buena. ¿Cuál ha sido la tuya?
  • Pues voy a serte sincera. La primera opción me atrae bastante. Soy bastante impulsiva e impaciente y lo quiero todo YA. Pero es verdad que también me gusta deleitarme, alargar los tiempos. Es como comerte un helado, hay quien los come a mordiscos y hay quien, como yo, los saborea.– Había silencio al otro lado de la línea, creo que no había elegido el mejor ejemplo. – ¿Estás ahí? –pregunté
  • Sí, sí.  Te escuchaba, aunque has hecho que mi imaginación volase un pelín. Disculpa. ¿Entonces? ¿Saboreamos?
  • SABOREAMOS
Anuncios

2 pensamientos en “NO LLUEVE ETERNAMENTE. CAPITULO V.- POKER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s